DOMINGO 06/ENERO/2013

Evangelio según San Mateo 2,1-12. 
Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén 
y preguntaron: "¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo". 
Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. 
Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías. 
"En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta: 
Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel". 
Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, 
los envió a Belén, diciéndoles: "Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje". 
Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. 
Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, 
y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra. 
Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.

 

 

 

 

DOMINIGO 13/ENERO/2013

FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

Evangelio según San Lucas 3,15-16.21-22. 
Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si Juan no sería el Mesías, 
él tomó la palabra y les dijo: "Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego. 
Todo el pueblo se hacía bautizar, y también fue bautizado Jesús. Y mientras estaba orando, se abrió el cielo 
y el Espíritu Santo descendió sobre él en forma corporal, como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo: "Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección".

 

 

 

 

DOMINGO 20/ENERO/2013

SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Evangelio según San Juan 2,1-11. 
Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. 
Jesús también fue invitado con sus discípulos. 
Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: "No tienen vino". 
Jesús le respondió: "Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía". 
Pero su madre dijo a los sirvientes: "Hagan todo lo que él les diga". 
Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. 
Jesús dijo a los sirvientes: "Llenen de agua estas tinajas". Y las llenaron hasta el borde. 
"Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete". Así lo hicieron. 
El encargado probó el agua cambiada en vino y como ignoraba su origen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo 
y le dijo: "Siempre se sirve primero el buen vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento". 
Este fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él. 

 

 

 

DOMINGO 27/ENERO/2013

TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Evangelio según San Lucas 1,1-4.4,14-21. 
Muchos han tratado de relatar ordenadamente los acontecimientos que se cumplieron entre nosotros, 
tal como nos fueron transmitidos por aquellos que han sido desde el comienzo testigos oculares y servidores de la Palabra. 
Por eso, después de informarme cuidadosamente de todo desde los orígenes, yo también he decidido escribir para ti, excelentísimo Teófilo, un relato ordenado, 
a fin de que conozcas bien la solidez de las enseñanzas que has recibido. 
Jesús volvió a Galilea con del poder el Espíritu y su fama se extendió en toda la región. 
Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan. 
Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. 
Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: 
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. El me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos 
y proclamar un año de gracia del Señor. 
Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él. 
Entonces comenzó a decirles: "Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír".

 

 

 

DOMINGO 03/FEBRERO/2013

CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Evangelio según San Lucas 4,21-30. 
Entonces comenzó a decirles: "Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír". 
Todos daban testimonio a favor de él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: "¿No es este el hijo de José?". 
Pero él les respondió: "Sin duda ustedes me citarán el refrán: 'Médico, cúrate a ti mismo'. Realiza también aquí, en tu patria, todo lo que hemos oído que sucedió en Cafarnaún". 
Después agregó: "Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. 
Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó a todo el país. 
Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. 
También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio". 
Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron 
y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. 
Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino.

 

 

 

 

 

DOMINGO 10/FEBRERO/2013

QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Evangelio según San Lucas 5,1-11. 
En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la Palabra de Dios, y él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. 
Desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes. 
Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca. 
Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: "Navega mar adentro, y echen las redes". 
Simón le respondió: "Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si tú lo dices, echaré las redes". 
Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse. 
Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. 
Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: "Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador". 
El temor se había apoderado de él y de los que lo acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; 
y lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: "No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres". 
Ellos atracaron las barcas a la orilla y, abandonándolo todo, lo siguieron. 

 

 

 

MIERCOLES /13/FEBRERO/2013

MIERCOLES DE CENIZA

Evangelio según San Mateo 6,1-6.16-18. 
Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo. 
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. 
Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, 
para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. 
Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. 
Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. 
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa. 
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, 
para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. 

COMENTARIO:(D.Antonio, Párroco Raxó-Samieira)

Damos comenzo a Santa Cuaresma; tempo de penitencia e conversión, co que pretendemos que a nosa vida se semelle mais a de Xesús para gozar así da sua resurreción(Invitación personal a comunitaria) como familia-parroquia-iglesia; entremos en proceso de conversión ( CAMBIO).

A Santa Cuaresma sitúanos frónte á realidade do pecado persoal e organizado (social estructurado)

Tempo de conversión...en tres dimensiones nos dicia o evaxeo:

.-Apertura ós Demais

.-Apertura a Deus

.-Apertura a nós Mesmos

 

 

 

DOMINGO 17/02/2013

DOMINGO I DE CORESMA


Primeira Lectura Xen 2, 7-9; 3, 1-7
Creación e pecado dos primeiros pais
LECTURA DO LIBRO DA XÉNESE
O Señor Deus formou un home do po da terra, soproulle no nariz o alento da
vida e tornouse o home persoa viva.
O Señor Deus plantou un xardín en Edén, cara a oriente, e puxo nel o home que
formara. Fixo xermolar da terra árbores fermosas para a vista e boas para comer, e entre
elas a árbore da vida e a árbore do coñecemento do ben e do mal.
A serpe era o máis arteiro de tódolos animais que o Señor Deus fixera. Díxolle á
muller:
- "¿Conque Deus vos prohibiu comer do froito das árbores do xardín?"
A muller respondeulle:
- "Podemos comer do froito das árbores todas do xardín. Soamente da árbore de
alá no fondo nos mandou Deus: Non comades dela nin a toquedes, non sexa que
morrades".
A serpe insistiu:
- "De ningunha maneira morreredes. É que Deus sabe ben que o día en que
comades dela, se vos abrirán os ollos e seredes coma Deus, sabedores do ben e do mal".
A muller reparou que o froito da árbore era saboroso, atraente, e bo para adquirir
entendemento. E coa mesma colleu do froito e comeu; logo deulle ó seu home, e tamén
el comeu.
Entón abríronselle-los ollos ós dous e decatáronse de que estaban espidos.
Entrelazaron follas de figueira e cinguíronse con elas.
Palabra do Señor


SALMO RESPONSORIAL Sal 50, 3-4. 5-6a. 12-13. 14 e 17
R/. (cf. 3a): Apiádate, Señor, porque pecamos.
Compadécete de min, oh Deus, pola túa bondade;
pola túa gran misericordia, borra o meu pecado;
lávame enteiro da miña iniquidade,
límpame da miña culpa.
Eu recoñezo o meu pecado,
e diante de min teño sempre a miña culpa.
Contra ti eu pequei, contra ti só.
Crea, oh Deus, en min un corazón puro,
renóvame por dentro con espírito firme;
non me botes da túa presencia,
e non tires de min o teu santo espírito.
Devólveme a alegría da túa salvación,
sostenme cun espírito xeneroso.
Abre, Señor, os meus labios,
e a miña boca pregoará a túa loanza.
Segunda Lectura Rm 5, 12-19 (longa)
Onde abundou o pecado, sobreabundou a gracia


LECTURA DA CARTA DO APÓSTOLO SAN PAULO ÓS ROMANOS
Irmáns:
Como por un home entrou o pecado no mndo, e polo pecado a morte, así a
tódolos homes chegou a morte, pois naquel pecaron todos. Porque ata o tempo da Lei
non había pecado no mundo, pero o pecado non se imputaba ó non haber lei.
Mesmo así, a morte dominou desde Adán ata Moisés, tamén sobre aqueles que
non pecaron cunha transgresión semellante á de Adán, que é antecesor do home que
debía vir.
Pero non hai comparanza entre o delicto e o don. Porque, se polo delicto dun
home morreron tódolos outros, moito máis polo favor dun home, Xesús Cristo, a gracia
de Deus e a liberalidade na benevolencia rebordaron sobre todos.
E a dádiva que se concedeu non corresponde a un só pecador: pois o xuízo de un
remata en condena, mentres que a gracia de moitos pecadores leva á xustificación. Se,
logo, pola transgresión dun home reinou a morte -e por culpa dun só-, ¡canto máis os
que reciban a abundancia da gracia e do don da xustiza reinarán na vida por medio dese
un que é Xesús Cristo!
Polo tanto, como pola transgresión dun só veu a condenación sobre tódolos
homes, así tamén pola xustiza doutro só vén para tódolos homes a xustificación cara á
vida. Pois a desobediencia dun único home volveu pecadores a tódolos homes, así
tamén a obediencia dun só volveu xustos a todos.
Palabra do Señor


VERSÍCULO Mt 4, 4b
O home non vive só de pan,
senón de toda palabra que procede da boca de Deus.
Evanxeo Mt 4, 1-11
Xesús xaxúa corenta días e afronta a tentación


LECTURA DO SANTO EVANXEO SEGUNDO MATEO
Naquel tempo, o Espírito conduciu a Xesús ó deserto, para que Satán o tentase.
Despois de xaxuar corenta días e corenta noites, acabou por ter fame. O tentador,
achegándose a el, díxolle:
- Se es Fillo de Deus, manda que estas pedras se convertan en pan.
Pero el respondeu:
- Está escrito:Non soamente de pan vive o home, senón de toda palabra saída da
boca de Deus.
Levouno logo o Satán á cidade santa, e púxoo na atalaia do templo, dicíndolle:
- Se e-lo Fillo de Deus, bótate de aquí embaixo, que está escrito: Mandará os
seus anxos para que te coiden e te leven nas súas mans; e os teus pés non se mancarán
nas pedras.
Xesús respondeu:
- Tamén está escrito: Non tentará-lo Señor, o teu Deus.
Pero aínda o levou o Satán a un monte moi alto e, mostrándolle os reinos todos
do mundo enteiro, cheos de esplendor, díxolle:
- Heiche dar todo isto se te prostras e me adoras.
Entón replicoulle Xesús:
- Arreda, Satanás, porque está escrito: Só ó Señor, o teu Deus, adorarás, e só a El
darás culto.
Deixouno o Satán, e achegáronse os anxos para o serviren.
Palabra do Señor

COMENTARIO:(D.Antonio,Párroco Raxó-Samieira)

Di o Poeta: "Non hai camiño...faise ó andar..." -facer camiño.. é sair de un mesmo, ir ó escoñecido-deixa las propias seguridades

A Coresma simboliza toda a vida da Fé e de toda a historia da salvación: Andar na procura do Señor é deixarse encontrar por El.. o camiño da fé é face-lo que fixo Abraham: "Marchar sen saber a onde, vivir en tendas, fiado do chamamento do Señor". A razón para vivir non está no pasado, senón no que vén, crer e arriscarse, entregarse, ser para os demais, pero neste camiñar seremos tentados. En nós mesmos está o tentador: Prestixio - fama - bens de consumo, seguridades.

Na Eucaristía vivímolo misterio de Cristo. El superou a tentación, deuse absolutamente ata a morte.. está aquí connosco.. vai diante.. tira de nós.. e a sua victoria é a nosa victoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DOMINGO 24/02/2013

DOMINGO II DE CORESMA


Primeira Lectura Xen 12, 1-4a
Vocación de Abrahán, pai do pobo de Deus
LECTURA DO LIBRO DA XÉNESE
Naqueles días, o Señor díxolle a Abrán:
Sae da túa terra e da túa patria e do teu clan para a terra que eu che mostrarei.
Eu farei de ti un pobo grande, bendicireite e dareiche un nome sonado, que será
exemplo de bendición.
Bendicirei a quen te bendiga, maldicirei a quen te maldiga. Os pobos todos da
terra chamaranse benditos no teu nome.
Abram saíu, conforme lle dixera o Señor.
Palabra do Señor


SALMO RESPONSORIAL Sal 32, 4-5. 18-19. 20 e 22
R/. (22): Veña a nós, Señor, a túa misericordia, como de ti o esperamos.
A palabra do Señor é recta
e tódalas súas obras son leais:
el ama o dereito e a xustiza,
a súa misericordia enche a terra.
Os ollos do Señor están postos nos que o temen,
nos que esperan na súa misericordia,
para libra─las súas vidas da morte,
para os manter no tempo da miseria.
Nós agardámo─lo Señor:
El é o noso socorro, o noso escudo.
Veña a nós, Señor, a túa misericordia,
como de ti o esperamos.
Segunda Lectura 2 Tim 1, 8b-10
Deus chámanos e ilumínanos


LECTURA DA SEGUNDA CARTA DO APÓSTOLO SAN PAULO A TIMOTEO
Benquerido irmán:
Comparte comigo os sufrimentos polo Evanxeo, contando co poder de Deus. El
santificounos e chamounos a unha vocación santa, non polas nosas obras, senón polo
seu designio e pola gracia que nos deu en Cristo Xesús antes de tódolos tempos, e que
se manifestou agora pola aparición do noso Salvador, Cristo Xesús.
El destruíu a morte e alumou a vida e a inmortalidade por medio do Evanxeo.
Palabra do Señor


VERSÍCULO

Oíuse a voz do Pai, que dicía desde a resplandecente nube:
Este é o meu Fillo benquerido: escoitádeo.
Evanxeo Mt 17, 1-9
O seu rostro resplandecía coma o sol


LECTURA DO SANTO EVANXEO SEGUNDO MATEO

Naquel tempo, levou Xesús consigo a Pedro, a Santiago e a Xoán seu irmán, e
subiu con eles sós a un monte alto.
Alí transfigurouse diante deles; o seu rostro resplandecía coma o sol; e os seus
vestidos viraron brancos coma a luz.
Nisto aparecéuselles Moisés e tamén Elías, que estaban falando con el.
Pedro colleu a palabra e díxolle a Xesús:
- ¡Señor, que bo sería ficarmos aquí! ¿Queres que faga aquí tres tendas, unha
para ti, outra para Moisés e outra para Elías?
Aínda el estaba falando, cando apareceu unha nube luminosa que os cubriu; e
oíuse unha voz que dende a nube dicía:
- Este é o meu Fillo benquerido, o que me comprace; escoitádeo.
Ó escoitaren isto, os discípulos caeron debruzados, cheos de temor. Xesús,
achegándose, tocounos e díxolles:
- ¡Erguédevos, non teñades medo!
Levantando os ollos, non viron a ninguén fóra de Xesús.
Cando baixaban do monte, Xesús encargoulles:
- Non lle faledes desta visión a ninguén, ata que o Fillo do Home resucite de
entre os mortos.
Palabra do Señor

COMENTARIO:(D.Antonio,Párroco Raxó-Samieira)

Xesús transformouse no monte diante dalgús dos seus discípulos. Dende aquela a terra quedou trasformada, e serve para a transformación do ser humano ata a Resurrección -final- do Universo. A distancia entre o que somos e o que podemos ser sálvase se sumámo-lo noso esforzo ó querer de Deus.

A fé alcanzará -o que é imposoble po las obras-, sempre limitadas porque Deus comprometeuse a asociarse co que cre é espera.

Xesús invítanos: Mírame a Mín. Eu vou ó voso lado como amigo, como guia, sen milagres é con medios normales---así chegaremos á Pascua.

Xesús, morto é resucitado, invítanos ós seus seguidores, no labor de cada día, a fiarnos del, a parecernos a El, a deixarnos transformar mediante unha resposta libre personal e comunitaria a chamada para construi-lo seu reino de xustiza e paz.

 

 

 

DOMINGO 03/MARZO/2013

DOMINGO III DE CORESMA


Primeira Lectura Ex 17, 3-7
Dános auga para beber (Ex 17, 2)
LECTURA DO LIBRO DO ÉXODO
Naqueles días, o pobo padecía a sede e murmuraba contra Moisés pola falta de auga:
- ¿Por que nos sacaches de Exipto, para facernos morrer de sede, a nós, ós nosos
fillos e á nosa habenza?
Moisés clamou entón cara ó Señor:
- ¿Que podo facer con esta xente? Acabarán por acantazarme.
O Señor respondeulle:
- Pasa diante do pobo, toma contigo algúns dos anciáns de Israel, leva na man a
caxata coa que golpeáche-lo Nilo e camiña. Eu presentareime diante túa, sobre a rocha,
alá no Horeb. Ti golpeara-la rocha, e dela sairá auga para que o pobo beba.
Moisés fíxoo así, á vista dos anciáns de Israel.
Chamáronlle a aquel lugar Masah e Meribah, porque os israelitas contenderon co
Señor e puxérono a proba, preguntando: "¿Está o Señor connosco ou non?".
Palabra do Señor


SALMO RESPONSORIAL Sal 94, 1-2. 6-7. 8-9
R/. (8): ¡Oxalá escoitedes hoxe a voz do Señor!
Non endurezáde-los vosos corazóns.
Vinde, cantémoslle ó Señor,
aclamémo-la nosa Rocha salvadora;
acheguémonos á súa presencia dándolle gracias,
aclamémolo con cancións.
Vinde, adorémolo prostrados,
axeonllémonos perante o Señor, que nos creou,
pois el é o noso Deus,
e nós sómo-lo seu pobo, o rabaño que el guía.
Oxalá escoitedes hoxe a súa voz:
non endurezáde-los vosos corazóns, coma en Meribah,
coma o día de Masah, no deserto,
onde os vosos pais me tentaron:
provocáronme, por máis que tiñan visto os meus feitos.


Segunda Lectura Rm 5, 1-2. 5-8
O Amor derramouse en nós polo Espírito que se nos deu
LECTURA DA CARTA DO APÓSTOLO SAN PAULO ÓS ROMANOS
Irmáns:
Xustificados pola fe, estamos en paz con Deus, por medio do noso Señor Xesús
Cristo. Por El temos tamén acceso na fe a esta gracia na que nos mantemos; e nos
sentimos ledos pola esperanza de acada-la gloria de Deus.
E a esperanza non falla, porque o amor de Deus verteuse nos nosos corazóns
mediante o Espírito Santo, que se nos deu.
Pois xa cando nós estabamos aínda, no tempo preciso, Cristo morreu polos
impíos. Non é doado que alguén morra por un home xusto (anque por un home bo aínda
haxa alguén que estea disposto a morrer); pero Deus demostróuno-lo seu amor no feito
de que, sendo aínda pecadores, Cristo morreu por nós.
Palabra do Señor


VERSÍCULO Cf. Xn 4, 42. 15
Señor, verdadeiramente ti e-lo Salvador do mundo;
dame auga viva, para que non teña máis sede.
Evanxeo Xn 4, 5-42 (longo)
Manancial de auga que salta ata a vida eterna


LECTURA DO SANTO EVANXEO SEGUNDO XOÁN
Naquel tempo, chegou Xesús a unha cidade da Samaría chamada Sicar, preto do
terreo que lle deixara Xacob a seu fillo Xosé. Estaba alí o pozo de Xacob. E Xesús,
canso do camiño, sentou onda o pozo. Era preto das doce da mañá. Chegou unha muller
da Samaría sacar auga. E Xesús díxolle:
- Dáme de beber.
(Os seus discípulos foran á vila, mercar comida).
Preguntoulle entón a muller samaritana:
- ¿Como é que ti, sendo xudeu, me pides a min, muller samaritana, que che dea
de beber? (Porque os xudeus non se levan cos samaritanos).
Respondeulle Xesús:
- Se coñecése-lo don de Deus e quen che di "dáme de beber", ti mesma lle
pedirías a el e el daríache auga viva.
Replicoulle a muller:
- Señor, se ti nin sequera tes caldeiro e o pozo é fondo, ¿de onde pensas quitar
esa auga viva? ¿Seica es ti máis có noso pai Xacob, quen nos deu este pozo, do que
beberon el, seus fillos e mailo seu gando?
Xesús contestoulle:
- Todo o que bebe desta auga terá sede outra vez; pero o que beba da auga que
eu lle darei, nunca máis terá sede: a auga que eu lle darei, converterase dentro del nunha
fonte que saltará ata a vida eterna.
A muller suplicou:
- Señor, dáme, logo, desa auga para non ter sede nin ter que vir aquí por ela.
Díxolle Xesús:
- Vai chamar polo teu marido e volve aquí.
A muller contestou:
- Non teño marido.
Xesús díxolle:
- Falaches ben, dicindo "non teño marido"; tiveches cinco homes e o que tes
agora non é teu marido. Desta si que faláche-la verdade.
A muller respondeu:
- Señor, vexo que ti es profeta. Os nosos pais adoraron neste monte e vós dicides
que é en Xerusalén onde hai que adorar a Deus.
Xesús díxolle:
- Faime caso, muller: chega a hora en que nin neste monte nin en Xerusalén
adoraréde-lo Pai. Vós adoráde-lo que non coñecedes; nós adorámo-lo que coñecemos,
pois a salvación vén dos xudeus. Pero chega a hora -e velaí- en que os verdadeiros
adoradores adorarán o Pai en espírito e verdade, pois eses son os adoradores que
procura o Pai. Deus é espírito e cómpre que os que o adoran, o adoren en espírito e
verdade.
Respondeu a muller:
- Sei que está para vi-lo Mesías, o chamado Cristo. Cando el veña, hanos
clarexar tódalas cousas.
Díxolle Xesús:
- Son eu, o que está falando contigo.
Nisto chegaron os seus discípulos e chamóulle-la atención que falase cunha
muller. Pero ningún lle preguntou: "¿Que pretendes?" ou "¿De que falas con esa?"
Entón, deixando a muller o seu cántaro, foi á vila e díxolles ós veciños:
- Vide ver un home que me dixo todo canto eu fixen. ¿Non será el o Mesías?
Eles saíron da vila e viñeron onda el.
Mentres, os seus discípulos insistíanlle:
- Rabbí, come.
Mais el díxolles:
- Eu teño para xantar unha comida que vós non matinades.
Dicíanse entón os discípulos, uns ós outros:
- ¿Traeríalle alguén de comer?
Xesús díxolles:
- A miña comida é face-la vontade daquel que me mandou e levar ó remate a súa
obra. ¿Non dicides vós que aínda faltan catro meses para que chegue a seitura? Ben,
pois mirade o que vos digo: erguede os vosos ollos e veredes que os campos están
brancos para a seitura. O que sega recibe a paga e recolle froito para a vida eterna, de
xeito que se alegra tanto quen sementa coma quen sega. Pois nisto é verdadeiro o dito
de que un é quen sementa e outro quen recolle. Eu mandeivos recolle-lo que vós non
traballastes: outros traballaron e vós recolléste-lo froito do seu traballo.
Moitos samaritanos daquela vila creron nel, pola palabra da muller, que
declaraba: "díxome todo canto eu fixen". Por iso os samaritanos chegados onda el,
rogábanlle que quedase con eles; e quedou alí dous días. E creron aínda moitos máis
polo que el lles dixo. Dicíanlle despois á muller:
- Xa non cremos polo que ti nos contaches: nós mesmos o escoitamos e sabemos
que este é de verdade o Salvador do mundo.
Palabra do Señor

 

 

 

 

DOMINGO 10/MARZO/2013

DOMINGO IV DE CORESMA


Primeira Lectura 1 Sam 16, 1b. 6-7. 10-13a
David é unxido como rei de Israel
LECTURA DO LIBRO PRIMEIRO DE SAMUEL
Naqueles días, díxolle o Señor a Samuel:
- Enche o corno de óleo e vaite, de parte miña, onda Iexé, o de Belén, pois
escollín entre os seus fillos un rei para min.
Cando chegou a Belén, viu a Eliab e pensou:
- "De seguro que o Señor ten diante de si o seu unxido".
Pero o Señor díxolle a Samuel:
- "Non te fixes no seu aspecto, nin na súa moita estatura. Ese téñoo excluído,
pois Deus non olla como os homes. Os homes ven as aparencias, pero Deus ve o
corazón".
Iexé fixo pasar a sete dos seus fillos á vista de Samuel e Samuel dixo:
- "Ningún destes é o escollido do Señor".
Samuel preguntoulle a Iexé:
- "¿Xa non tes máis rapaces?" E el respondeulle:
- "Queda aínda o pequeno, que está gardando as ovellas".
Samuel díxolle:
- "Pois manda que o traian, xa que non nos sentaremos á mesa ata que el
chegue". Iexé mandou que o fosen buscar.
Era loiro, de ollos fermosos e de bo parecer.
O Señor dixo a Samuel:
- "Érguete e únxeo, pois é este".
Samuel colleu o corno do óleo e unxiuno diante dos seus irmáns.
Palabra do Señor


SALMO RESPONSORIAL Sal 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6
R/. (1): O Señor é o meu pastor: nada me falta.
O Señor é o meu pastor, nada me falta:
En pastos verdecentes faime repousar.
El lévame a beber en augas tranquilas
e repón as miñas forzas;
Guíame por vereas rectas,
por mor do seu nome.
Se tiver de pasar por valgadas sombrizas,
ningún mal temería, pois ti vas comigo:
o teu bastón e o teu caxato son o meu sosego.
Ti pos para min a mesa,
á cara dos meus inimigos;
únxesme con perfume a cabeza,
e a miña copa reborda.
O teu benquerer e a túa misericordia vanme seguindo
tódolos días da miña vida.
Eu habitarei na casa do Señor
por días prolongados sen fin.
Segunda Lectura Ef 5, 8-14
Érguete de entre os mortos e hate iluminar Cristo


LECTURA DA CARTA DO APÓSTOLO SAN PAULO ÓS EFESIOS
Irmáns:
Antes erades tebras, pero agora sodes luz no Señor. Así que andade coma fillos
da luz, (porque o froito da luz é toda bondade, xustiza e verdade), tendo en conta o que
agrada ó Señor.
E non compartáde-las obras estériles das tebras; polo contrario, evidenciádeas,
que do realizado por eses tales ás agachadas dá vergonza mesmo falar.
Pero todo iso, cando o delata a luz, queda ó descuberto, pois todo o que se
manifesta é luz. Por iso di a Escritura:
Acorda, ti que estás a durmir,
érguete de entre os mortos
e Cristo iluminarate.
Palabra do Señor


VERSÍCULO Xn 8, 12
Eu son a luz do mundo, di o Señor;
quen me segue, terá a luz da vida.
Evanxeo Xn 9, 1-41 (longo)
Foise, e lavouse, e volveu vendo


LECTURA DO SANTO EVANXEO SEGUNDO XOÁN
Naquel tempo, ó pasar, Xesús viu a un cego de nacemento. Cuspiu na terra e
fixo lama co cuspe e untouna polos ollos do cego, dicíndolle:
- Vaite lavar na piscina de Siloé (que quere dicir "enviado"). El foi, lavouse e
volveu con vista. Entón os veciños e os que antes o viran andar a pedir preguntaban:
- ¿Non é este o que estaba sentado a pedir?
Uns decían: "éche o mesmo"; outros, "non, é un que se lle asemella"; e el dicía:
"son eu".
Levaron onda os fariseos o que fora cego. (Era sábado o día que Xesús fixera
lama e lle abrira os ollos). E outra vez lle preguntaban tamén os fariseos como chegara a
ver. El respondeulles:
- Untoume lama polos ollos, laveime e vexo.
Algúns dos fariseos dicían: "Este home non vén de Deus, que non garda o
sábado". Outros, en cambio, dicían: "¿Como ía poder un home pecador facer estes
sinais?" E había división entre eles.
Entón preguntáronlle outra vez ó cego:
- ¿A ti que che parece ese home que lles deu a vista ós teus ollos?
El contestou:
- Que é un profeta.
Respondéronlle eles:
- Ti naciches todo metido en pecados ¿e vasnos ensinar a nós?
E botárono fóra.
Oíu Xesús que o botaran fóra, buscouno e preguntoulle:
- ¿Cres ti no Fillo do Home?
El respondeulle:
- ¿E quen é, Señor, para que crea nel?
Díxolle Xesús:
- Éche o mesmo que estás vendo e que está a falar contigo.
El dixo:
- Creo, Señor.
E prostrouse diante del.
Palabra do Señor

COMENTARIO:( D. Antonio, Párroco Raxó-Samieira)

Despois da peregrinación po lo deserto,o pobo de Israel celebrou con ledicia a Pascua(paso salvador do Señor) cara a terra prometida.Tamen o fillo pródigo,despios de una época de deserto,despois de abandonar a casa do Pai,con fracaso e fame en terra allea,arrepentido,volve a sua terra,a sua casa e reconciliase co sue Pai.De este mesme xeito nos hoxe neste tempo de coresma(tempo de deserto),estamos invitados a reconciliarnos con Deus Pai a traves do seu Fillo, e ser así lavadura nova do señor para os irmans--2,cort-5-17.

So desde este(mirarnos e descubrir as nosas feblezas) e posible a nosa conversión é reconciliación.

 

 

 

 

DOMINGO 17/03/2013

DOMINGO V DE CORESMA


Primeira Lectura Ez 37, 12-14
Daréivo-lo meu Espírito e viviredes
LECTURA DO LIBRO DO PROFETA EZEQUIEL
Isto di o Señor Deus:
- Velaí que eu vou abri-las vosas sepulturas,
e vouvos facer subir das vosas sepulturas, meu pobo,
e vouvos levar á terra de Israel.
Recoñeceredes que eu son o Señor,
cando eu abra as vosas sepulturas,
e cando vos faga subir das vosas sepulturas, meu pobo.
Vou poñer en vós o meu espírito
e vouvos facer revivir na vosa terra.
Así recoñeceredes que eu, o Señor, o digo e o fago
-é o Señor quen fala-.
Palabra do Señor


SALMO RESPONSORIAL Sal 129, 1-2. 3-4ab. 4c-6. 7-8
R/. (7): Do Señor vén a misericordia, e nel a redencion é cumprida.
Desde os abismos clamo a ti, Señor;
Señor, escoita a miña voz.
Ten atentos os oídos
á voz da miña súplica.
Se levas conta dos pecados, Señor,
Señor, ¿quen poderá terse en pé?
Mais en ti está o perdón
para te faceres respectar.
Eu espero no Señor,
a miña alma espera na súa palabra;
a miña alma agarda ó Señor,
máis do que os vixías á aurora.
Agarde Israel ó Señor,
pois do Señor vén a misericordia
e nel a redencion é cumprida.
El é quen redime a Israel
de tódolos pecados.


Segunda Lectura Rm 8, 8-11
O Espírito de quen resucitou a Xesús de entre os mortos habita en vós
LECTURA DA CARTA DO APÓSTOLO SAN PAULO ÓS ROMANOS
Irmáns:
Os que viven conforme a condición carnal, non poden agradar a Deus.
Pero vós non vivides conforme a carne, senón conforme o espírito, se é que o Espírito
de Deus habita en vós: se algún non ten o Espírito de Cristo, ese non é de Cristo.
Pero se Cristo está en vós, o voso corpo certamente está morto por culpa do
pecado, mais o espírito é vida por causa da xustiza.
Se o Espírito do que resucitou dos mortos a Xesús habita en vós, o mesmo que
resucitou a Cristo Xesús dos mortos, vivificará os vosos corpos mortais polo seu
Espírito que habita en vós.
Palabra do Señor


VERSÍCULO Xn 11, 25a. 26
Eu son a resurrección e a vida, di o Señor;
quen cre en min non morrerá endexamais.
Evanxeo Xn 11, 1-45 (longo)
Eu son a resurrección e a vida


LECTURA DO SANTO EVANXEO SEGUNDO XOÁN
Naquel tempo, as irmás de Lázaro mandaron a dicirlle a Xesús:
- Señor, mira, o que amas está enfermo.
Ó oílo, dixo Xesús:
- Esta enfermidade non é para a morte, senón para a gloria de Deus, a fin de que
por ela se glorifique o Fillo de Deus.
Xesús queríalles moito a Marta, á irmá dela, e mais a Lázaro. Anque oíu que este
estaba enfermo, deixouse estar aínda por dous días no sitio onde se atopaba. Despois
disto, díxolles ós discípulos:
- ¡Vaiamos outra vez a Xudea!
Cando chegou Xesús, atopouse con que Lázaro xa levaba catro días no sepulcro.
Cando oíu Marta que Xesús estaba chegando, saíulle ó encontro. María, en cambio,
quedou na casa.
Díxolle entón Marta a Xesús:
- Señor, se ti estiveses aquí non morrería meu irmán; pero eu sei que, aínda
agora, Deus che concederá calquera cousa que lle pidas.
Xesús díxolle:
- Teu irmán resucitará.
Marta respondeulle:
- Ben sei que resucitará na resurrección, no día derradeiro.
Díxolle Xesús:
- Eu son a resurrección e a vida. Quen cre en min, anque morra, vivirá; e todo o
que vive e cre en min, non morrerá endexamais. ¿Cres ti isto?
Ela respondeu:
- Si, Señor: eu creo que ti e-lo Cristo, o Fillo de Deus, que había de vir ó mundo.
A Xesús, véndoos chorar, apretóuselle o corazón e, profundamente conmovido,
preguntou:
- ¿Onde o puxestes?
Contestáronlle:
- Señor, ven ver.
E Xesús botouse a chorar.
Entón comentaban os xudeus: "¡Ai que ver como o quería!"
Pero algúns deles dixeron: "E logo este, que deu vista ós ollos dun cego, ¿non podía
facer que non morrese?"
Xesús estremecéndose de novo, chegou á sepultura. Era unha cova, e tiña unha
pedra por riba.
Xesús ordenou:
-Arredade a pedra.
Marta, a irmá do finado, díxolle:
- Señor, xa cheira, que leva catro días.
Xesús contestoulle:
- ¿Non che dixen que se cres, vera-la gloria de Deus?
Arredaron entón a pedra. Xesús ergueu os ollos e dixo:
- Meu Pai, douche gracias porque me escoitaches. Eu ben sabía que ti sempre me
escoitas, pero díxeno pola xente que está aquí, para que crean que ti me mandaches.
E dito isto, gritou con voz forte:
- ¡Lázaro, ven para fóra!
Saíu o morto; tiña os pés e as mans atados con vendas e a cara envolta nun
sudario. Xesús ordenoulles:
- Desenleádeo e deixádeo ir.
Entón, moitos dos xudeus que viñeran onda María, vendo o que fixo, creron nel.
Palabra do Señor

COMENTARIOS:(D.Antonio,Párroco de Raxó-Samieira)

Somos moi dados en xulgar ós damais,así como tentados a clasificar á xente en bos é malos,naturalmente poñémonos nós,no bando dos bós,e resúltanos doado evienciar o mal dos demais é condenar hipocritamente a persoa ou as ideas que por non coincidir cas noas opinions,résultanos tan rexeitables,como se foran a causa de todo pecado.

Ninguen tope acusar a outro de pecado,dixolle Xesús ós que condenaban aquella muller, ¡Quen estea libre de culpa,que tire a primeira pedra! mas ben estamos todos encerrados en desobedencia,reconocelo así,abrenolas portas dá misericordia que Deus ten de Todos.Xesús demostroulo definitivamente ca sua morte é resurrección.así nace un dinamismo que nos empuxa cara a súa meta da resurrección.

 

 

 

DOMINGO24/MARZO/2013

 

DOMINGO DE RAMOS

EVANXEO
Lectura do Santo Evanxeo segundo Mateo Mt 21, 1-11
Cando se aproximaban a Xerusalén e chegaron a Betfagué, ó pé do Monte das
Oliveiras, mandou Xesús a dous discípulos, dicíndolles: - Ide á aldea que tendes aí de
fronte, e de seguida atoparedes unha burra atada e un burriño con ela; ceibádeos e
traédeos. Se alguén vos pregunta algo, respondédeslle que lle fan falta ó Señor, e que
de seguida llos mandará de volta.
Isto sucedeu para que se cumprise o que fora dito polo profeta: Dicídelle á filla de
Sión: Velaí o teu Rei que vén onda ti, humilde e montado nunha burra, nun burro, fillo
de animal de carga.
Foron os discípulos, e fixeron o que Xesús lles mandara. Trouxeron a burra e mailo
burriño, botáronlle enriba os mantos, e Xesús montou. Moita xente estendeu os mantos
no camiño; outros cortaron ponlas das árbores, e estendéronas tamén no camiño. E a
xente que ía diante e mailos que o seguían gritaban: -¡Hosanna ó Fillo de David!
¡Bendito o que vén no nome do Señor! ¡Hosanna nas alturas!
E ó entrar en Xerusalén, toda a cidade conmovida preguntaba: - ¿Quen é este? A xente
respondía: - Este é o profeta Xesús, o de Nazaret de Galilea.

COMENTARIO:(D.Antonio,Párroco Raxó-Samieira)

Sube o Señor a Xerusalen afrontanto os perigos dunha condena inxusta é segura,(Sobe con decisión,porque é coherente consigo mesmo,co as suas fondas conviccións),sobe para manisfestar definitivamente que el fai sempre o que enseña é predica.

O pobo recibiu alborozado( ó servo de Davide-O Mesias-) ó que considera enviado de Deus,pero deixase manipular po los que só actuan levados por intereses bastardos,¿Estamos nos dispostos para afrontar dificultades?,ou de feito ¡Tratamos de especializarnos en "Escapismos"!

Comenzamos as festas da nosa redención- "A samana Santa-Semana Grande- A procesión dos Ramos"- simboliza a o que ten que ser sempre a nosa vida,ou sexa:"Caminar unidos-como a iglesia de Cristo-seguindo sempre os seus pasos".Que a ledicia con que celebramos estas festas,sexan a nosa actitude normal para toda a nosa vida.

 

 

DOMINGO 31/03/2013

DOMINGO DE PASCUA


PRIMEIRA LECTURA Feit 10, 34a. 37-43
Lectura do libro dos Feitos dos Apóstolos
Naqueles días, tomou Pedro a palabra e dixo: Vós sabéde-lo que pasou en toda a
Xudea, comezando desde Galilea, despois do bautismo que Xoán predicou: como
Deus unxiu con Espírito Santo e con poder a Xesús de Nazaret, que pasou facendo o
ben e curando a tódolos que estaban asoballados por Satán; pois Deus estaba con el.
E nós somos testemuñas de todo o que fixo no país dos xudeus e mais en Xerusalén.
Matárono, colgándoo dun madeiro. A este resucitouno Deus ó terceiro día e
concedeulle que se deixase ver, non de todo o pobo, senón das testemuñas escollidas
de antemán por Deus: nós, que comemos e bebemos con el, despois de que resucitou
de entre os mortos. E mandounos que predicasemos ó pobo e atestemos que el é quen
foi constituído por Deus xuíz de vivos e de mortos. El é de quen tódolos profetas dan
este testemuño: tódolos que crean nel recibirán polo seu nome o perdón dos pecados.


SALMO RESPONSORIAL Sal 117, 1-2. 16ab-17. 22-23
R/. (24): Éste é o día no que o Señor actuou: alegrémonos nel e relouquemos.
Ou: Aleluia.
Loade o Señor porque é bo,
porque é para sempre a súa misericordia.
Que o diga a casa de Israel:
é para sempre a súa misericordia.
A destra do Señor é excelsa,
a destra do Señor fixo proezas.
Non hei morrer, vou vivir,
e pregoa-los feitos do Señor.
A pedra que os canteiros desbotaron,
esa mesma, converteuse en esquinal.
Foi o Señor quen o fixo,
unha marabilla á nosa vista.

SEGUNDA LECTURA Col 3, 1-4
Lectura da carta do apóstolo San Paulo ós Colosenses
Irmáns:Se resucitastes con Cristo, buscade as cousas de alá enriba, onde Cristo está
sentado á dereita de Deus; arelade o de arriba e non o da terra. Vós morrestes e a vosa
vida está agachada con Cristo en Deus. Cando se manifeste Cristo, que é a vosa vida,
daquela tamén vós vos manifestades con El cheos de gloria.


EVANXEO
Lectura do santo evanxeo segundo Xoán 20,1-9
No día primeiro da semana María a Madalena foi ó sepulcro moi cedo, cando aínda era
escuro, e viu que a pedra do sepulcro estaba quitada. Botou a correr e, chegando onda
Simón Pedro e onda o outro discípulo, a quen amaba Xesús, díxolles: - Colleron do
sepulcro o Señor, e non sabemos onde o puxeron.
Pedro e mailo outro discípulo saíron correndo cara ó sepulcro. Corrían os dous á par.
Pero o outro discípulo correu máis lixeiro ca Pedro, e chegou primeiro ó sepulcro.
Abaixándose, viu que estaban os lenzos, pero non entrou. Entón chegou tamén Simón
Pedro, que o seguía, e entrou no sepulcro. Viu os lenzos pousados alí. Pero o sudario
que envolvera a súa cabeza, non estaba cos panos, senón á parte, enrolado noutro
lugar. Entón entrou tamén o outro discípulo, que chegara primeiro, ó sepulcro; viu e
creu.

COMENTARIO:(D.Antonio,Párroco de Raxó-Samieira)

Aleluya,Aleluya-Alegremonos no Señor-Po la resurreción do seu Fillo, todos los que nos sentimos impulsados é guiados po lo espírito de Xesús.

Pedro é Xoán,van correndo ó sepulcro,O misterio eclesial,que o amor eclesial,chega primeiro o amor... pero e Pedro quen entra primeiro.Os dous comproban é ratifican o testimonio das mulleres.Comunican a todos a "Boa Nova" do acontecemento trascendental,é comenza Pedro explicando como a resurrección ilumina o senso total da existencia de Xesús é tamén da nosa;Efectivamente,estamos destinados a con-resucitar con Cristo vivindo xa na prespectiva desta realidade gloriosa,tratanto as cousas deste mundo de xeito que poñamolo o corazón nas do Ceo.

 

 

 

 

DOMINGO 07/04/2013

Evangelio según San Juan 20,19-31. 
Ese mismo día, el primero después del sábado, los discípulos estaban reunidos por la tarde con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se puso de pie en medio de ellos y les dijo: «¡La paz esté con ustedes!»
Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron mucho al ver al Señor.
Jesús les volvió a decir: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envío a mí, así los envío yo también.»
Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo:
a quienes descarguen de sus pecados, serán liberados, y a quienes se los retengan, les serán retenidos.»
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.
Los otros discípulos le dijeron: «Hemos visto al Señor.» Pero él contestó: «Hasta que no vea la marca de los clavos en sus manos, no meta mis dedos en el agujero de los clavos y no introduzca mi mano en la herida de su costado, no creeré.»
Ocho días después, los discípulos de Jesús estaban otra vez en casa, y Tomás con ellos. Estando las puertas cerradas, Jesús vino y se puso en medio de ellos. Les dijo: «La paz esté con ustedes.»
Después dijo a Tomás: «Pon aquí tu dedo y mira mis manos; extiende tu mano y métela en mi costado. Deja de negar y cree.»
Tomás exclamó: «Tú eres mi Señor y mi Dios.»
Jesús replicó: «Crees porque me has visto. ¡Felices los que no han visto, pero creen!»
Muchas otras señales milagrosas hizo Jesús en presencia de sus discípulos que no están escritas en este libro.
Estas han sido escritas para que crean que Jesús es el Cris to, el Hijo de Dios. Crean, y tendrán vida por su Nombre. 

DOMINGO 14/04/2013

Evangelio según San Juan 21,1-19. 
Después de esto, nuevamente se manifestó Jesús a sus discípulos en la orilla del lago de Tiberíades. Y se manifestó como sigue:
Estaban reunidos Simón Pedro, Tomás el Mellizo, Na tanael, de Caná de Galilea, los hijos del Zebedeo y otros dos discípulos.
Simón Pedro les dijo: «Voy a pescar.» Contestaron: «Vamos tam bién nosotros contigo.» Salieron, pues, y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada.
Al amanecer, Jesús estaba pa rado en la orilla, pero los discípulos no sabían que era él.
Jesús les dijo: «Muchachos, ¿tienen algo que comer?» Le contestaron: «Nada.»
Entonces Jesús les dijo: «Echen la red a la derecha y encontrarán pes ca.» Echaron la red, y no tenían fuer zas para recogerla por la gran cantidad de peces.
El discípulo al que Jesús amaba dijo a Simón Pedro: «Es el Señor.»
Apenas Pedro oyó decir que era el Señor, se puso la ropa, pues estaba sin nada, y se echó al agua. Los otros discípulos llegaron con la barca —de hecho, no estaban lejos, a unos cien metros de la orilla; arrastraban la red llena de peces.
Al bajar a tierra encontraron fuego encendido, pescado sobre las brasas y pan.
Jesús les dijo: «Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar.»
Simón Pedro subió a la barca y sacó la red llena con ciento cincuenta y tres pescados grandes. Y a pesar de que hubiera tantos, no se rompió la red.
Entonces Jesús les dijo: «Vengan a desayunar». Ninguno de los discípulos se atrevió a preguntarle quién era, pues sabían que era el Señor.
Jesús se acercó, tomó el pan y se lo repartió. Lo mismo hizo con los pescados.
Esta fue la tercera vez que Jesús se manifestó a sus discípulos después de resucitar de entre los muertos.
Cuando terminaron de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?» Contestó: «Sí, Señor, tú sa bes que te quiero.» Jesús le dijo: «Apacienta mis corderos.»
Le preguntó por segunda vez: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?» Pedro volvió a contestar: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Jesús le dijo: «Cuida de mis ovejas.»
Insistió Jesús por tercera vez: «Simón Pedro, hijo de Juan, ¿me quieres?» Pedro se puso triste al ver que Jesús le preguntaba por tercera vez si lo quería y le contestó: «Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero.» Entonces Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas.
En verdad, cuando eras joven, tú mismo te ponías el cinturón e ibas a donde querías. Pero cuando llegues a viejo, abrirás los brazos y otro te amarrará la cintura y te llevará a donde no quieras.»
Jesús lo dijo para que Pedro comprendiera en qué forma iba a morir y dar gloria a Dios. Y añadió: «Sígueme.».

DOMINGO 21/04/2013

Evangelio según San Juan 10,27-30. 
Mis ovejas escuchan mi voz y yo las conozco. Ellas me siguen,
y yo les doy vida eterna. Nunca perecerán y nadie las arrebatará jamás de mi mano.
Aquello que el Padre me ha dado lo superará todo, y nadie puede arrebatarlo de la mano de mi Padre.
Yo y el Pad re somos una sola cosa.»

DOMINGO 28/04/2013

Evangelio según San Juan 13,31-33a.34-35. 
Cuando Judas salió, Jesús dijo: «Ahora es glorificado el Hijo del Hombre y Dios es glorificado en él.
Por lo tanto, Dios lo va a introducir en su propia Gloria, y lo glorificará muy pronto.
Hijos míos, yo estaré con ustedes por muy poco tiempo. Me buscarán, y como ya dije a los ju díos, ahora se lo digo a ustedes: donde yo voy, ustedes no pueden venir.
Les doy un mandamiento nue vo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado.
En esto reconocerán todos que son mis discípulos: en que se aman unos a otros.»

DOMINGO 05/05/2013

Evangelio según San Juan 14,23-29. 
Jesús le respondió: «Si al guien me ama, guardará mis palabras, y mi Padre lo amará. En ton ces vendremos a él para poner nuestra morada en él.
El que no me ama no guarda mis palabras; pero el mensaje que escuchan no es mío, sino del Padre que me ha enviado.
Les he dicho todo esto mientras estaba con ustedes.
En adelante el Espíritu Santo, el Intérprete que el Padre les va a enviar en mi Nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que yo les he dicho.
Les dejo la paz, les doy mi paz. La paz que yo les doy no es como la que da el mundo. Que no haya en ustedes angustia ni miedo.
Sa ben que les dije: Me voy, pero volveré a ustedes. Si me amaran, se alegrarían de que me vaya al Padre, pues el Padre es más grande que yo.
Les he dicho estas cosas aho ra, antes de que sucedan, para que cuando sucedan ustedes crean

DOMINGO 12/05/2013

Evangelio según San Juan 17,20-26. 
No ruego sólo por éstos, sino también por todos aquellos que creerán en mí por su palabra.
Que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti. Que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.
Yo les he dado la Gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno:
yo en ellos y tú en mí. Así alcanzarán la perfección en la unidad, y el mundo conocerá que tú me has enviado y que yo los he amado a ellos como tú me amas a mí.
Padre, ya que me los has dado, quiero que estén conmigo donde yo estoy y que contemplen la Gloria que tú ya me das, porque me amabas antes que comenzara el mundo.
Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te conocía, y éstos a su vez han conocido que tú me has enviado.
Yo les he dado a conocer tu Nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me amas esté en ellos y también yo esté en ellos.»

DOMINGO 26/05/2013

Evangelio según San Juan 16,12-15.
Aún tengo muchas cosas que decirles, pero es demasiado para ustedes por ahora.
Y cuando venga él, el Espíritu de la Verdad, los guiará en todos los caminos de la verdad. El no viene con un mensaje propio, sino que les dirá lo que escuchó y les anunciará lo que ha de venir.
El tomará de lo mío para revelárselo a ustedes, y yo seré glorificado por él.
Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso les he dicho que tomará de lo mío para revelárselo a ustedes.»

DOMINGO 02/06/2013

Evangelio según San Lucas 9,11b-17.
Pero la gente lo supo y partieron tras él. Jesús los acogió y volvió a hablarles del Reino de Dios mientras devolvía la salud a los que necesitaban ser atendidos.
El día comenzaba a declinar. Los Doce se acercaron para decirle: «Despide a la gente para que se busquen alojamiento y comida en las aldeas y pueblecitos de los alrededores, porque aquí estamos lejos de todo.»
Jesús les contestó: «Denles ustedes mismos de comer.» Ellos dijeron: «No tenemos más que cinco panes y dos pescados. ¿O desearías, tal vez, que vayamos nosotros a comprar alimentos para todo este gentío?»
De hecho había unos cinco mil hombres. Pero Jesús dijo a sus discípulos: «Hagan sentar a la gente en grupos de cincuenta.»
Así lo hicieron los discípulos, y todos se sentaron.
Jesús entonces tomó los cinco panes y los dos pescados, levantó los ojos al cielo, pronunció la bendición, los partió y se los entregó a sus discípulos para que los distribuyeran a la gente.
Todos comieron hasta saciarse. Después se recogieron los pedazos que habían sobrado, y llenaron doce canastos.

DOMINGO 09/06/2013

Evangelio según San Lucas 7,11-17.
Jesús se dirigió poco después a un pueblo llamado Naín, y con él iban sus discípulos y un buen número de personas.
Cuando llegó a la puerta del pueblo, sacaban a enterrar a un muerto: era el hijo único de su madre, que era viuda, y mucha gente del pueblo la acompañaba.
Al verla, el Señor se compadeció de ella y le dijo: «No llores.»
Después se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron. Dijo Jesús entonces: «Joven, yo te lo mando, levántate.»
Se incorporó el muerto inmediatamente y se puso a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre.
Un santo temor se apoderó de todos y alababan a Dios, diciendo: «Es un gran profeta el que nos ha llegado. Dios ha visitado a su pueblo.»
Lo mismo se rumoreaba de él en todo el país judío y en sus alrededores.

COMENTARIO:(D.Antonio,Párroco Ráxo- Samieira)

A palabra do Señor:Cúmprese sempre

A palabra do Señor: Dá vida

A palabra do Señor: E vida e chama ás portas da nosa anención,quien acolle incondicionalmente a palabra do Evanxeo,e capaz de axustar a sua vida en conversión verdadeira

Xesús dí: ¡ÉRGUETE! e o fillo da viuda de Naín Resucitou.Tal palabra pronúnciase tamén hoxe e pedende de nós o alzarla sobre a miseria humana.

DOMINGO 16/06/2013

Evangelio según San Lucas 7,36-50.8,1-3.
Un fariseo invitó a Jesús a comer. Entró en casa del fariseo y se reclinó en el sofá para comer.
En aquel pueblo había una mujer conocida como una pecadora; al enterarse de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, tomó un frasco de perfume, se colocó detrás de él, a sus pies,
y se puso a llorar. Sus lágrimas empezaron a regar los pies de Jesús y ella trató de secarlos con su cabello. Luego le besaba los pies y derramaba sobre ellos el perfume.
Al ver esto el fariseo que lo había invitado, se dijo interiormente: «Si este hombre fuera profeta, sabría que la mujer que lo está tocando es una pecadora, conocería a la mujer y lo que vale.»
Pero Jesús, tomando la palabra, le dijo: «Simón, tengo algo que decirte.» Simón contestó: «Habla, Maestro.» Y Jesús le dijo:
«Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía quinientas monedas y el otro cincuenta.
Como no te nían con qué pagarle, les perdonó la deuda a ambos. ¿Cuál de los dos lo querrá más?»
Simón le contestó: «Pienso que aquel a quien le perdonó más.» Y Jesús le dijo: «Has juzgado bien.»
Y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Cuando entré en tu casa, no me ofreciste agua para los pies, mientras que ella me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha secado con sus cabellos.
Tú no me has recibido con un beso, pero ella, desde que entró, no ha dejado de cubrirme los pies de besos.
Tú no me ungiste la cabeza con aceite; ella, en cambio, ha derramado perfume sobre mis pies.
Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le quedan perdonados, por el mucho amor que ha manifestado. En cambio aquel al que se le perdona poco, demuestra poco amor.»
Jesús dijo después a la mujer: «Tus pecados te quedan perdonados».
Y los que estaban con él a la mesa empezaron a pensar: «¿Así que ahora pretende perdonar pecados?»
Pero de nuevo Jesús se dirigió a la mujer: «Tu fe te ha salvado, vete en paz.»
Jesús iba recorriendo ciudades y aldeas predicando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce
y también algunas mujeres a las que había curado de espíritus malos o de enfermedades: María, por sobrenombre Magdalena, de la que habían salido siete demonios;
Juana, mujer de un administrador de Herodes, llamado Cuza; Susana, y varias otras que los atendían con sus propios recursos.

COMENTARIO:(D.Antonio,Párroco de Ráxo-Samieira)

Egoismo pódemos levar ós maiores abusos,cando vivimos só para nós,podemos asasina-los bens dos demais.Xustificámola fé viva,comprometida,verdaderamente activa.

Nas relacións humanasa e nas eclesiais,urxe ás veces o ben firme é inestimable de perdón.Que ha de ser xeneroso é gratuiuto como foi o de Xésus cando absolveu á Magdalena,como é o do Señor cando nos perdoa a nós.

DOMINGO 23/06/2013

Evangelio según San Lucas 9,18-24.
Un día Jesús se había apartado un poco para orar, pero sus discípulos estaban con él. Entonces les preguntó: «Según el parecer de la gente, ¿quién soy yo?»
Ellos contestaron: «Unos dicen que eres Juan Bautista, otros que Elías, y otros que eres alguno de los profetas antiguos que ha resucitado.»
Entonces les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?» Pedro respondió: «Tú eres el Cristo de Dios.»
Jesús les hizo esta advertencia: «No se lo digan a nadie».
Y les decía: «El Hijo del Hombre tiene que sufrir mucho y ser rechazado por las autoridades judías, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la Ley. Lo condenarán a muerte, pero tres días después resucitará.»
También Jesús decía a toda la gente: «Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz de cada día y que me siga.
Les digo: el que quiera salvarse a sí mismo, se perderá; y el que pierda su vida por causa mía, se salvará.

COMENTARIOS:(D.Antonio,Párroco Ráxo-Samieira):

As chamadas fondas da vida asixen respostas decididas e rapidas,nzcen dunha atención reflexiva ás situacións e dunha disponibilida como actitude fundamental,

A chamada mais radical é sermos libres,libres de escravitude dos baixos instintos,coma Xesús,plenamente libre na sua entrega de amor incondicional ós damais.

A clave está nun desprendemento verdadeiramente desposesivo,en non eixarnos atar por ningunha das pequenas pertenencias que nos poida brinda-la vida.

 

 

DOMINGO 30/06/2013

Evangelio según San Lucas 9,51-62.
Como ya se acercaba el tiempo en que sería llevado al cielo, Jesús emprendió resueltamente el camino a Jerusalén.
Envió mensajeros delante de él, que fueron y entraron en un pueblo samaritano para prepararle alojamiento.
Pero los samaritanos no lo quisieron recibir porque se dirigía a Jerusalén.
Al ver esto sus discípulos Santiago y Juan, le dijeron: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que los consuma?»
Pero Jesús se volvió y los reprendió.
Y continuaron el camino hacia otra aldea.
Mientras iban de camino, alguien le dijo: «Maestro, te seguiré adondequiera que vayas.»
Jesús le contestó: «Los zorros tienen cuevas y las aves tienen nidos, pero el Hijo del Hombre ni siquiera tiene donde recostar la cabeza.»
Jesús dijo a otro: «Sígueme». El contestó: «Señor, deja que me vaya y pueda primero enterrar a mi padre.»
Jesús le dijo: «Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos. Tú vé a anunciar el Reino de Dios.»
Otro le dijo: «Te seguiré, Señor, pero antes déjame despedirme de mi familia.»
Jesús le contestó: «El que pone la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios.»

DOMINGO 07/07/2013

DOMINGO 14/07/2013

DOMINGO 21/07/2013

DOMINGO 28/07/2013

 

Evangelio según San Lucas 11,1-13.
Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos".
El les dijo entonces: "Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino;
danos cada día nuestro pan cotidiano;
perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación".
Jesús agregó: "Supongamos que alguno de ustedes tiene un amigo y recurre a él a medianoche, para decirle: 'Amigo, préstame tres panes,
porque uno de mis amigos llegó de viaje y no tengo nada que ofrecerle',
y desde adentro él le responde: 'No me fastidies; ahora la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme para dártelos'.
Yo les aseguro que aunque él no se levante para dárselos por ser su amigo, se levantará al menos a causa de su insistencia y le dará todo lo necesario.
También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá.
Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.
¿Hay entre ustedes algún padre que da a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿Y si le pide un pescado, le dará en su lugar una serpiente?
¿Y si le pide un huevo, le dará un escorpión?
Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan".

DOMINGO 04/08/2013

Evangelio según San Lucas 12,13-21.
Uno de la multitud le dijo: "Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia".
Jesús le respondió: "Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?".
Después les dijo: "Cuídense de toda avaricia, porque aún en medio de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas".
Les dijo entonces una parábola: "Había un hombre rico, cuyas tierras habían producido mucho,
y se preguntaba a sí mismo: '¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mi cosecha'.
Después pensó: 'Voy a hacer esto: demoleré mis graneros, construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes,
y diré a mi alma: Alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe y date buena vida'.
Pero Dios le dijo: 'Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has amontonado?'.
Esto es lo que sucede al que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios".

 

DOMINGO 11/08/2013

 

Evangelio según San Lucas 12,32-48.
No temas, pequeño Rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino.
Vendan sus bienes y denlos como limosna. Háganse bolsas que no se desgasten y acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no se acerca el ladrón ni destruye la polilla.
Porque allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón.
Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas.
Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta.
¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlo.
¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así!
Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa.
Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada".
Pedro preguntó entonces: "Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?".
El Señor le dijo: "¿Cuál es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno?
¡Feliz aquel a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo!
Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes.
Pero si este servidor piensa: 'Mi señor tardará en llegar', y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse,
su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles.
El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo.
Pero aquel que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente. Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más.

DOMINGO 18/08/2013

 

Evangelio según San Lucas 12,49-53.
Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!
Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente!
¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división.
De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres:
el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra".

 

 

DOMINGO 25/08/2013

 

 

DOMINGO 01/09/2013

 

DOMINGO 08/09/2013

 

DOMINGO 15/09/2013



Evangelio según San Lucas 15,1-32.
Todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharlo.
Los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: "Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos".
Jesús les dijo entonces esta parábola:
"Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa y nueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla?
Y cuando la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría,
y al llegar a su casa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: "Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido".
Les aseguro que, de la misma manera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse".
Y les dijo también: "Si una mujer tiene diez dracmas y pierde una, ¿no enciende acaso la lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla?
Y cuando la encuentra, llama a sus amigas y vecinas, y les dice: "Alégrense conmigo, porque encontré la dracma que se me había perdido".
Les aseguro que, de la misma manera, se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte".
Jesús dijo también: "Un hombre tenía dos hijos.
El menor de ellos dijo a su padre: 'Padre, dame la parte de herencia que me corresponde'. Y el padre les repartió sus bienes.
Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía y se fue a un país lejano, donde malgastó sus bienes en una vida licenciosa.
Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comenzó a sufrir privaciones.
Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos.
El hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba.
Entonces recapacitó y dijo: '¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de hambre!
Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: Padre, pequé contra el Cielo y contra ti;
ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros'.
Entonces partió y volvió a la casa de su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente; corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó.
El joven le dijo: 'Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo'.
Pero el padre dijo a sus servidores: 'Traigan en seguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies.
Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos,
porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado'. Y comenzó la fiesta.
El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la casa, oyó la música y los coros que acompañaban la danza.
Y llamando a uno de los sirvientes, le preguntó que significaba eso.
El le respondió: 'Tu hermano ha regresado, y tu padre hizo matar el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo'.
El se enojó y no quiso entrar. Su padre salió para rogarle que entrara,
pero él le respondió: 'Hace tantos años que te sirvo sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos.
¡Y ahora que ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero engordado!'.
Pero el padre le dijo: 'Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo.
Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado'".

 

DOMINGO 22/09/2013

Evangelio según San Lucas 16,1-13.
Decía también a los discípulos: "Había un hombre rico que tenía un administrador, al cual acusaron de malgastar sus bienes.
Lo llamó y le dijo: '¿Qué es lo que me han contado de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no ocuparás más ese puesto'.
El administrador pensó entonces: '¿Qué voy a hacer ahora que mi señor me quita el cargo? ¿Cavar? No tengo fuerzas. ¿Pedir limosna? Me da vergüenza.
¡Ya sé lo que voy a hacer para que, al dejar el puesto, haya quienes me reciban en su casa!'.
Llamó uno por uno a los deudores de su señor y preguntó al primero: '¿Cuánto debes a mi señor?'.
'Veinte barriles de aceite', le respondió. El administrador le dijo: 'Toma tu recibo, siéntate en seguida, y anota diez'.
Después preguntó a otro: 'Y tú, ¿cuánto debes?'. 'Cuatrocientos quintales de trigo', le respondió. El administrador le dijo: 'Toma tu recibo y anota trescientos'.
Y el señor alabó a este administrador deshonesto, por haber obrado tan hábilmente. Porque los hijos de este mundo son más astutos en su trato con los demás que los hijos de la luz.
Pero yo les digo: Gánense amigos con el dinero de la injusticia, para que el día en que este les falte, ellos los reciban en las moradas eternas.
El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho.
Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto, ¿quién les confiará el verdadero bien?
Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes?
Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero".

DOMINGO 29/09/2013

Evangelio según San Lucas 16,19-31.
Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino finísimo y cada día hacía espléndidos banquetes.
A su puerta, cubierto de llagas, yacía un pobre llamado Lázaro,
que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamer sus llagas.
El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado.
En la morada de los muertos, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él.
Entonces exclamó: 'Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estas llamas me atormentan'.
'Hijo mío, respondió Abraham, recuerda que has recibido tus bienes en vida y Lázaro, en cambio, recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento.
Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo. De manera que los que quieren pasar de aquí hasta allí no pueden hacerlo, y tampoco se puede pasar de allí hasta aquí'.
El rico contestó: 'Te ruego entonces, padre, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre,
porque tengo cinco hermanos: que él los prevenga, no sea que ellos también caigan en este lugar de tormento'.
Abraham respondió: 'Tienen a Moisés y a los Profetas; que los escuchen'.
'No, padre Abraham, insistió el rico. Pero si alguno de los muertos va a verlos, se arrepentirán'.
Pero Abraham respondió: 'Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, aunque resucite alguno de entre los muertos, tampoco se convencerán'".

DOMINGO 06/10/2013

Evangelio según San Lucas 17,5-10.
Los Apóstoles dijeron al Señor: "Auméntanos la fe".
El respondió: "Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: 'Arráncate de raíz y plántate en el mar', ella les obedecería.
Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: 'Ven pronto y siéntate a la mesa'?
¿No le dirá más bien: 'Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después'?
¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó?
Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: 'Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber'".

 

DOMINGO 13/10/2013

Evangelio según San Lucas 17,11-19.
Mientras se dirigía a Jerusalén, Jesús pasaba a través de Samaría y Galilea.
Al entrar en un poblado, le salieron al encuentro diez leprosos, que se detuvieron a distancia
y empezaron a gritarle: "¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!".
Al verlos, Jesús les dijo: "Vayan a presentarse a los sacerdotes". Y en el camino quedaron purificados.
Uno de ellos, al comprobar que estaba curado, volvió atrás alabando a Dios en voz alta
y se arrojó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole gracias. Era un samaritano.
Jesús le dijo entonces: "¿Cómo, no quedaron purificados los diez? Los otros nueve, ¿dónde están?
¿Ninguno volvió a dar gracias a Dios, sino este extranjero?".
Y agregó: "Levántate y vete, tu fe te ha salvado".

 

DOMINGO 20/10/2013

Evangelio según San Lucas 18,1-8.
Después Jesús les enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse:
"En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres;
y en la misma ciudad vivía una viuda que recurría a él, diciéndole: 'Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario'.
Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo: 'Yo no temo a Dios ni me importan los hombres,
pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme'".
Y el Señor dijo: "Oigan lo que dijo este juez injusto.
Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, aunque los haga esperar?
Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?".

DOMINGO 27/10/2013

Evangelio según San Lucas 18,9-14.
Y refiriéndose a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, dijo también esta parábola:
"Dos hombres subieron al Templo para orar: uno era fariseo y el otro, publicano.
El fariseo, de pie, oraba así: 'Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos y adúlteros; ni tampoco como ese publicano.
Ayuno dos veces por semana y pago la décima parte de todas mis entradas'.
En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: '¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!'.
Les aseguro que este último volvió a su casa justificado, pero no el primero. Porque todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado".

 

DOMINGO 03/11/2013

Evangelio según San Lucas 19,1-10.
Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad.
Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos.
El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura.
Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí.
Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: "Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa".
Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría.
Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: "Se ha ido a alojar en casa de un pecador".
Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: "Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más".
Y Jesús le dijo: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham,
porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido".

DOMINGO 10/11/2013

DOMINGO 17/11/2013

DOMINGO 24/11/2013

DOMINGO 01/12/2013

DOMINGO 08/12/2013

DOMINGO 15/12/2013

DOMINGO 22/12/2013

DOMINGO 29/12/2013